PARA SUBIR, PRIMERO HAY QUE BAJAR

Proverbios 29:23.
23 El altivo será humillado, pero el humilde será enaltecido.

Hay una serie vieja con un personaje llamado Jorge Constanza que  era un hombre bajito, de mediana edad, que vivía con sus padres, era un perdedor, un fracaso en todo lo que hacia.

El vivía frustrado por ser calvo, era verdaderamente tacaño (se  robaba las propinas que él mismo dejaba en la cafetería) y con una vida amorosa en picada, ya que no tenia éxito con las mujeres.

En un capítulo de la serie, fíjese que interesante, se le ocurre una idea para cambiar su vida: empieza a hacer todo lo opuesto a lo que diariamente hacia.

En vez de comer una hamburguesa en su lunch, come un bistec con vino blanco, cuando una chica hermosa lo coquetea, deja la timidez y le habla con confianza.

En su trabajo, en vez de quedarse callado, opina sobre todos los temas.

Y de repente, empieza a tener  un tremendo éxito en su vida: todo porque decide actuar en forma contraria a su naturaleza.

Más allá de que este personaje no es cristiano, aplica un principio básico en la vida: para tener éxito en la vida, debemos hacer lo contrario a lo que nos dice nuestra  naturaleza.

Jesús nos enseño que en vez de retener nuestra vida, tenemos que rendirla.

En vez de odiar a nuestros enemigos, debemos amarlos, y en vez de vengarnos de los que nos ofenden, debemos perdonarlos.

El mejor ejemplo esta en Mateo 20:26-27.

26 más entre vosotros no será así, sino que el que quiera hacerse grande entre vosotros será vuestro servidor,
27 y el que quiera ser el primero entre vosotros será vuestro siervo.

Fíjense que Jesús no esta en contra de quienes desean el éxito, solo que Él nos enseña una forma diferente, o la “forma contraria” a como nosotros creemos o pensamos.

  1. El mundo dice: “tienes que ser el primero” Jesús nos dice: “valora a los demás".
  2. El mundo dice: “destruye a quien se te oponga“. Jesús nos dice: “ama a tus enemigos".
  3. El mundo dice: “domina a los demás". Jesús nos dice: “sirve a tu prójimo".
  4. El mundo dice: “exáltate a ti mismo".   Jesús nos dice: “humíllate a ti mismo".

Salomón comprendió el principio de la humildad. Es un principio divino pues Jesús lo cumplió.

La verdadera humildad es vital para tener éxito en la vida.

Di conmigo: “para subir, primero hay que bajar".

Miremos  cuantos versículos en el libro de proverbios habla sobre esto:

Proverbios 8:13.  
Quien teme al Señor aborrece lo malo;  yo aborrezco el orgullo y la arrogancia, la mala conducta y el lenguaje perverso. 

Proverbios 11:2  
Con el orgullo viene el oprobio; con la humildad, la sabiduría.

Proverbios 15: 25
El Señor derriba la casa de los soberbios, pero mantiene intactos los linderos de las viudas.

Proverbios 16:18-19.
18 al orgullo le sigue la destrucción; a la altanería, el fracaso.
19 vale más humillarse con los oprimidos que compartir el botín con los orgullosos.

Proverbios 18:12. 
Al fracaso lo precede la soberbia humana;a los honores los precede la humildad.

Si hay algo que podemos rescatar de estos versículos es que el orgullo nos lleva al fracaso, mientras que la humildad es un requisito para el éxito.

El orgullo es  el único mal que enferma a todo el mundo ¡menos a quien lo padece!

Dios dice que la persona que esta infectada por el orgullo, fracasara.

Mientras que quien demuestra humildad al final tendrá éxito.

Cuando pensamos en alguien humilde pensamos en alguien miedoso o cobarde.

La mejor manera de entender la humildad es hablar de su antitesis: el orgullo.

Orgullo es cuando nos hacemos cargo de nuestros  éxitos, y culpamos a los demás de nuestros fracasos.

Orgulloso es el que esta seguro que  tiene la razón y que las otras personas están equivocadas.

No necesita de la demás gente y mucho menos de Dios.

El espíritu de orgullo es mortal.

Cada demonio en el infierno esta lleno de orgullo.

Orgullo  vs humildad  es la diferencia entre los dos reinos.

Isaías 57:15
15 Porque así dijo el Alto y Sublime, el que habita la eternidad, y cuyo nombre es el Santo: Yo habito en la altura y la santidad, y con el quebrantado y humilde de espíritu, para hacer vivir el espíritu de los humildes, y para vivificar el corazón de los quebrantados.

Adán y Eva desobedecieron por orgullo. La rebelión vino después de eso.

Isaías 2: 11
11 La altivez de los ojos del hombre será abatida, y la soberbia de los hombres será humillada; y Jehová solo será exaltado en aquel día.

El orgullo  hace que tú no recibas los dones del Espíritu Santo, y apagan tu crecimiento espiritual.

¡No les estoy hablando de un error de carácter, les estoy hablando cosas espirituales!

Hay un orgullo espiritual que no le permite a la persona que la verdad de Dios  entre en su vida.

Y se convierte en una persona indócil, indomable, altanera.

Endurecen su corazón.

La gente con orgullo no puede moverse y no puede crecer, porque no admite que esta equivocado.

Esto es sumamente  importante: todo tipo de desobediencia y rebelión encuentra sus raíces en el orgullo.

Porque donde hay orgullo hay todo tipo de discordias, y sedición.

Dios quiere que avances, no que te estanques espiritualmente.

Todo lo que te ocurre es para que se manifieste tu carne y veas lo perversa que es, pero gracias a Dios que tenemos su Espíritu. Por eso cuando David cayó, lo único que pedía era “no quites de mí tu Santo Espíritu”, porque el vio lo que le pasó a Saúl cuando el Espíritu lo dejó, Saúl enloqueció, le vino temor, miedo, el significado de miedo es ausencia de Dios, esto es lo mas parecido a estar muerto,

¿Para qué quieres vivir en este mundo si Dios no está contigo?, pero gracias al Señor, porque Él vive dentro de nosotros, y porque Él vive en nuestro espíritu, nosotros somos “más que vencedores por medio de aquel que nos amó.”

Jesús la imagen del Padre, es totalmente opuesto al  orgullo.

Él dijo: “yo soy manso y  humilde“.

Una persona mansa es una persona que se deja enseñar, moldear, reconoce sus errores, pero los corrige y no los vuelve a cometer mas.

El orgullo no te deja obedecer a Dios.

Algunos necesitan liberación pero como están llenos de Orgullo no  sienten que necesitan liberación.

Veamos Filipenses 2:8
8 y estando en la condición de hombre, se humilló a sí mismo, haciéndose obediente hasta la muerte, y muerte de cruz.

Con Cristo es necesaria la cruz.

La cruz no solo nos hace ver que no debemos pecar, sino que cuando miro la cruz entiendo que Cristo lo es todo en mí.

Nuestro problema como cristianos es que creemos que todo esta bien si hacemos lo bueno.

Hacer el bien  son solo  “cosas“.

A Dios le interesa Cristo. Cristo es la verdadera “virtud“.

Él es la vida. Necesitamos que Cristo se mueva en nosotros y a través de nosotros.

Es imposible para usted y para mi, controlar al espíritu de orgullo si no lo hacemos a través del Espíritu Santo.

En el nombre de Jesús vamos a echar fuera los siguientes  espíritus:

  1. Orgullo del cuerpo
  2. Orgullo del intelecto
  3. Orgullo del poder sexual
  4. Orgullo de cosas mundanas
  5. Orgullo de poder
  6. Orgullo de dinero
  7. Idolatría
  8. Culto a uno mismo
  9. Dureza de corazón
  10. Mirada arrogante
  11. Espíritu discutidor
  12. Vanidad
  13. Desobediencia
  14. Egoísmo
  15. Engreimiento
  16. Codicia
  17. Mentira
  18. Pereza
  19. Inactividad
  20. Holgazanería
  21. Irrespeto
  22. Orgullo espiritual
  23. Falsa humildad
  24. Jactancia
  25. Disputa
  26. Engaño
  27. Rebelión

Dios te bendiga.
Apóstol Adriana Díaz.