LA PROSPERIDAD ES UN ASUNTO ESPIRITUAL

Si quieres servir a Dios tu tienes que saber tienes que tener una actitud correcta frente al dinero.

Para Dios es importante la obra, pero mas importante para Él eres tu, el obrero, la obrera.

Si tu no estas transformado, si no hay un cambio, no estas capacitado para servirle.

Entonces Dios te tendrá por un tiempo tal vez moldeándote, quebrantándote hasta lograr en ti esa transformación que Él necesita efectuar.

Jesús ya pago en la cruz, Él ya hizo el sacrificio solo tu tienes que dejarte transformar.
 
Jesús  te pedirá lo que tienes cuando te viene a transformar, y te dirá: “Dame todo lo que posees, despójate de eso que has atesorado en tu alma, para transformarte.

Pero debes pasar el examen del dinero.

Un siervo de Dios debe aborrecer a mamón, (El ídolo del dinero y la riqueza), de la misma forma que debe aborrecer la pereza. (Ver Proverbios 6:6-9)
6 Ve a la hormiga, oh perezoso,
    Mira sus caminos, y sé sabio;
   
 7 La cual no teniendo capitán,
    Ni gobernador, ni señor,
   
 8 Prepara en el verano su comida,
    Y recoge en el tiempo de la siega su mantenimiento.
   
 9 Perezoso, ¿hasta cuándo has de dormir?
    ¿Cuándo te levantarás de tu sueño?

Si llega a la Iglesia una familia rica y una familia pobre, tú como siervo, como sierva de Dios no puedes correr detrás del dinero.

Un siervo que corre tras el dinero, es alguien que no fue liberado del poder del dinero.

Es alguien que naturalmente ira donde esta el dinero.

No ira a un lugar pobre, y si va, se retirara enseguida.

Le gustara ir más a los lugares donde puede sacar ventaja.

Que le regalen algo, que lo inviten a comer.

Porque esta dirigido por mamón, esta dirigido por el dinero.
Entonces si un lugar es pobre, o se mantendrá al margen, o se ira volando de allí.
Diga conmigo: “Dios, líbrame de mamón”.

Si alguien desea depender del dinero no puede servir a Dios.

Porque como dijo Pablo, “Se vivir humildemente, y se tener abundancia, en todo y por todo estoy enseñado. Así para estar saciado como para tener hambre, así para tener abundancia como para padecer necesidad.
“Todo lo puedo en Cristo que me fortalece“.
Filipenses 4:12-13.

¿Sabe que significa esta palabra?
Que Dios puede guardarnos en tiempos de abundancia como en tiempos de escasez.

Dios es nuestro proveedor, nuestro pronto auxilio.

Alimento a Elías enviándole los cuervos para que le llevaran alimento.

Y como Él es el mismo hoy, mañana y siempre, lo puede hacer ahora.

Porque “Todo lo puedo en Cristo que me fortalece”.

O sea, recuerde  “Soy todopoderoso en Cristo”.

Cuando tú proclamas que eres libre, estas proclamando que eres libre en tu economía también.

Esto me enseña a mi que si puedo obtener riquezas, pero que no puedo confiar en ellas.

Mi confianza debe estar siempre en Jesucristo.

En la vida puede haber tiempos de tormenta en tu economía, pero como tu perteneces al pueblo de Dios, no puedes quedarte inoperante, inactivo.

Porque la prueba produce paciencia, y la paciencia fe, entonces esa fe es la que te sacara adelante.

Confesar la palabra de fe, porque no hay nada que necesites que Dios no pueda proveer.

¿Sabe que cuando Jesús manifestó en el templo su misión, en su misión el traía libertad económica?

¿Cuántos lo saben?  Su tarea especifica se describe en Lucas 4:18-20.
18 El Espíritu del Señor está sobre mí,
    Por cuanto me ha ungido para dar buenas nuevas a los pobres;
    Me ha enviado a sanar a los quebrantados de corazón;
    A pregonar libertad a los cautivos,
    Y vista a los ciegos;
    A poner en libertad a los oprimidos;
19 A predicar el año agradable del Señor.

20 Y enrollando el libro, lo dio al ministro, y se sentó; y los ojos de todos en la sinagoga estaban fijos en él.¡Jesús es tu libertador económico!!!
Cuando Jesús lanza esta palabra era en la época del imperio romano.

Todos los pueblos eran explotados y sus riquezas eran enviadas a Roma.

Roma empleaba recaudadores de impuestos voraces como Zaqueo, Mateo.

Roma era cruel, despiadada y ponía impuestos agobiantes, o sea explotaba a los pueblos vecinos.
Roma usaba la fuerza de las armas y las cárceles estaban llenas de endeudados.

Esta era la época en que Jesús inicio su ministerio.

Casi se podría decir que esa misma situación vive hoy América latina.

Y Jesús proclama su misión a un pueblo esclavo, pobre y rebelde.
1-Lo primero que Jesús dice es “El espíritu del Señor esta sobre mi“.

Porque para llevar a cabo una misión tan grande es necesario decir eso.

Entonces Cristo proclama liberación del pecado, de la escasez, de la miseria, de las deudas.

Porque la escasez te idiotiza, la pobreza te esclaviza.

Y Cantares dice que: “nadie escucha al pobre…“

2-Por eso Jesús fue ungido para traer buenas nuevas a los pobres.

 Pobre es uno que se agacha, que mira al suelo y no tiene horizontes.

Lo que la Biblia dice de los pobres: Proverbios 13:4

El pobre se esconde, tiene temor, es impotente, es un mendigo.

Por eso la promesa de  3 de Juan 2 se recibe en el espíritu.
2 Amado, yo deseo que tú seas prosperado en todas las cosas, y que tengas salud, así como prospera tu alma.

Porque mientras tú alma prospera, tú prosperas económicamente, en salud, en paz, en felicidad.

Pero Jesús trae buenas noticias, porque el Evangelio son buenas noticias.

Y cuales son esas buenas noticias…que si el espíritu de Dios reposa sobre ti, tu tienes que salir de la pobreza.

Porque este Evangelio trae el plan integral de Dios para tu liberación en todas las áreas de tu vida, sobre todo en lo económico.

3- Jesús dijo que fue enviado a sanar a los quebrantados de corazón.

Quebrantado es alguien que esta desalentado,  deteriorado, arruinado, dañado.

Gente que perdió sus sueños, sus esperanzas.

Pero lo que mas me llama la atención a mi es que esta así por el pecado personal.

4- Jesús también dice: “En mi misión traigo un mensaje de libertad a los cautivos”.

Cautivo es alguien esclavo, encarcelado,  prisionero.

El trae libertad: “Si el hijo os libertare, seréis verdaderamente libres”.

 “y conoceréis la verdad, y la verdad os hará libres”.

Lo contrario a cautivo es libre.

Que tu viva en libertad económica es que dejes de vivir en estrechez.
Es que dejes de vivir en tristeza.

Mire yo me recuerdo un año completo que vivir en tristeza, y no se lo deseo a nadie.

Pero entiendo que Dios lo permitió en mi vida para que yo valore lo que Él me había dado.

Y yo podía levantar el teléfono y llamar a mis padres y enseguida llegarían los billetes.

Pero además de tristeza sentía vergüenza, era una cautiva económicamente.

Recibía el sueldo, pero así como lo recibía se iba de mis manos.

Tenía más créditos, estaba enlazada en miles de créditos.

Creía erróneamente que si me daban mas créditos era porque Dios me estaba abriendo puertas, pero era un lazo del diablo.

5- Jesús dijo que venia a “Dar vista a los ciegos“

Los ciegos son aquellos que perdieron su visión.

Personas que no pueden ver hacia donde van porque perdieron la visión de su vida por la opresión de las deudas.

Pero hoy tú tienes que saber que Jesucristo viene a darte una nueva visión, viene a poner sobre ti “El año agradable del Señor".

A menos de tres meses de finalizar el año tu tienes que recuperar tu “Vista espiritual“ y salir del sistema perverso y diabólico en que te encuentras. 

Pero para ello tiene que haber en ti un deseo profundo de salir, de cambiar tu situación económica.

Leamos marcos 10:46-52.
46 Entonces vinieron a Jericó; y al salir de Jericó él y sus discípulos y una gran multitud, Bartimeo el ciego, hijo de timeo, estaba sentado junto al camino mendigando.
47 Y oyendo que era Jesús Nazareno, comenzó a dar voces y a decir! ¡Jesús, hijo de David, ten misericordia de mí!
48 Y muchos le reprendían para que callase, pero él clamaba mucho más: !!Hijo de David, ten misericordia de mí!
49 Entonces Jesús, deteniéndose, mandó llamarle; y llamaron al ciego, diciéndole: ten confianza; levántate, te llama.
50 El entonces, arrojando su capa, se levantó y vino a Jesús.
51 Respondiendo Jesús, le dijo: ¿Qué quieres que te haga? Y el ciego le dijo: Maestro, que recobre la vista.
52 Y Jesús le dijo: vete, tu fe te ha salvado. Y en seguida recobró la vista, y seguía a Jesús en el camino.
   

6- Jesucristo expreso también que su misión era poner en libertad a los oprimidos.

Oprimido:
 Alguien que se encuentra aplastado por las circunstancias, es aquel que esta destrozado por calamidades,  golpeado, desmenuzado.

Pero, ¡Gloria a Dios! Porque…
¡Para todos hay libertad!
Porque Jesús cuando vino dijo que “El reino de los cielos se ha acercado“, y que había venido a “Predicar el año agradable del Señor“.

“Agradable“significa el año del “favor“de Dios.

Judas fue un ejemplo de alguien que camino con Jesús, pero que con sus actitudes demostró ser no solo un ladrón, sino alguien que no aprendía nada.

Y tu di conmigo: “Tengo que aprender".

Cuando la mujer del frasco de alabastro, derramo el perfume, el considero un “desperdicio” lo que hizo.
Y Jesús sabia que una persona que recibe el Evangelio no piensa en el costo, ni considera un desperdicio que se haga una cosa así por Él.

Sin embargo, hay quienes son tan mezquinos con el señor…

La persona que es avara tiene poco futuro espiritual.

Di conmigo: Tengo que darme para el Señor.

Para que el favor de Dios viene sobre tu vida.

(Yo quiero desafiarte a que de aquí a un mes tu puedas entrar en el jubileo del Señor, y que termines el año con un tremendo testimonio de prosperidad).

Dios va a reconstruir tu vida, no importa lo que tu pienses de este tu presente, Jesucristo te dice “Hoy”.

Hay buenas noticias para los endeudados, para los pobres, para los esclavos del sistema financiero, para los oprimidos.

Pero el Señor te dice: “Arrepentíos, porque el reino de los cielos se ha acercado. “

“Creed en el evangelio. “

La liberación financiera  llega a tu vida.

Pero se fiel con Dios en tus diezmos, ofrendas y primicias.

¡Muchos tienen que echar fuera incredulidad de sus vidas!

La familiaridad con la pobreza, la miseria y la escasez.

Deja de estar atado a tu pie cuadrado del apartamento, a la costumbre, a la maldición generacional en tu vida.

Di conmigo: ¡Señor ensancha mi corazón!

Ayúdame a no ser tacaño, escaso de mente y de corazón.

Dios te bendiga.
Apóstol Adriana Díaz.