DEJANDO ATRÁS LA IRA

La ira es un terrible problema que causa muchos males en las personas.
Destruye familias, matrimonios, negocios, ministerios.
La ira quita la paz, se ve afectada tu vida de oración, de lectura de la palabra, el progreso, la prosperidad. 

Generalmente, la primera respuesta del cuerpo al enojo es una aceleración de la respiración. Ésta es una manera en que el cuerpo toma más oxígeno. Cuando respiramos más rápidamente, nuestro corazón bombea más rápidamente. Esto aumenta la presión en las arterias. Cuando estamos enojados, puede ser que empecemos a sudar. Esto ocurre para ayudar a refrescar nuestro cuerpo. Si nos miramos ante un espejo, podremos ver que nuestras pupilas están más grandes.
Nuestra cara probablemente se ponga roja o pálida. Cuando estamos enojados, nuestras manos también pueden ponerse frías. Mucha energía es utilizada por nuestro cuerpo cuando estamos enojados. Algunos pueden también temblar. Las personas con problemas físicos pueden experimentar dolores en el pecho. Es sano sacar humo de vez en cuando (sacar el enojo), pero enojarse muy seguido puede agotar las reservas de energía del cuerpo. La salud de su cuerpo se pone en peligro cuando experimenta tensión adicional por sentimientos de enojo. Esto puede causar problemas serios en nuestra salud: aumenta la presión sanguínea, el corazón bombea sangre con mayor rapidez y la envía a los músculos de las piernas y de los brazos por si hay que correr o defenderse. Además también se crean más plaquetas y se pone en marcha el sistema inmunológico por si hay alguna herida en el cuerpo. Incluso se crea el colesterol malo en tu cuerpo.

Cuanto tú mas sepas de los daños que el enojo trae a la salud de tu cuerpo, tu menos te vas a enojar, porque el que se enoja vive menos.

¿Cuántos han visto la serie del increíble Hulk?

Todos tendemos a enojarnos en situaciones que nos superan.

Los varones pierden la paciencia principalmente en relación a cosas tales como una rueda desinflada, una hoja de afeitar sin filo, o porque la esposa no le plancho su ropa.

Mientras que las mujeres en cambio, mayormente se enojan por cuestiones relacionadas con la gente; una mirada fea, un comentario descortés o porque no la  saludaron.

La gran pregunta que se te puede ocurrir es ¿Se enojó Jesús? Y si lo hizo ¿Cuáles fueron las causas?

Aunque suene extraño Jesús si se enojó algunas veces. Pero las causas de su enojo eran generalmente diferentes a las nuestras.

 Veamos: Él no manifestó enojo por que los peces y los panes no alcanzaban, ni tampoco por las criticas de los fariseos.

 Las ocasiones de indignación de Jesús en la Biblia están relacionadas con el mal trato a los más débiles.

Las injusticias cometidas hacia otras personas.

Y con los que creían ser puros y no lo eran.

 Miremos algunos ejemplos:

  1. Se indigna cuando sus discípulos le impedían a los niños acercarse a él. Marcos 10: 14.

14 al ver Jesús lo que estaban haciendo sus discípulos, se enojó con ellos y les dijo:
"Dejen que los niños se acerquen a mí. No se lo impidan; porque el reino de Dios es de los que son como ellos”.

  1. Se entristece y enoja con los fariseos por la dureza de sus corazones para con los enfermos Marcos 3: 5

5 Jesús miró con enojo a los que lo rodeaban y, al ver que eran muy tercos y no tenían amor, se puso muy triste. Entonces le dijo al enfermo: "extiende la mano". El hombre extendió la mano, y le quedó sana.

  1. Se enoja con los comerciantes y cambistas que hacían negocios en el templo. Juan 2: 14-15.

14 allí, en el templo, encontró algunos hombres vendiendo bueyes, ovejas y palomas; otros estaban sentados a sus mesas, cambiando monedas extranjeras por monedas judías.15 al ver esto, Jesús tomó unas cuerdas, hizo un látigo con ellas, y echó a todos del templo, junto con sus ovejas y bueyes. También arrojó al piso las monedas de los que cambiaban dinero, y volcó sus mesas.

Imitar a Jesús y enojarnos solo por causas que a Él lo enojan, hace que mostremos el carácter de Jesús.

Ahora tu piensa que estas en medio de una gran ira…

Cuando Hulk aparecía nada quedaba como antes. La ropa se hacia pedazos. Las personas volaban por el aire y los autos eran dados vuelta.

La ira da rienda suelta con tal fuerza que provoca estos y más estragos.

Cuando entramos en cólera algunos rompen cosas, otros dan golpes a la pared y otros nos la agarramos con las personas y aún con las que nada tienen que ver.

Y encima el enojo se contagia. Si vive con alguien que tiene coraje se contagia.

Efesios 4:26-27 y 29-32.
V. 27. No debemos culpar al diablo por aquellos pecados -como el enojo- porque tú has cedido a dicho pecado, obedeciendo a tu carne.

V.29 “la vida y la muerte están en la  lengua".

El Espíritu Santo para de funcionar en su vida.

Necesitamos que el Espíritu Santo este siempre con nosotros.

V.31 necesitamos corazones transparentes.

Proverbios 22:24-25

24 No te entremetas con el iracundo, ni te acompañes con el hombre de enojos,
25 No sea que aprendas sus maneras, y tomes lazo para tu alma.

Un gran problema de los cristianos son sus amigos. Las personas con quienes se juntan.

¡Cuidado quienes son sus amigos!

Proverbios 29:22
22 El hombre iracundo levanta contiendas, y el furioso muchas veces peca.

 Aun si vive con alguien que siempre tiene coraje es un gran problema.

“Dios me hizo así“

Números 20:3-5.

En un segundo por su temperamento Moisés lo perdió todo.

Dios no acepta excusas. V.12

Dios castigo a Moisés y Aarón “no entraran a la tierra prometida".

Dios toma seriamente el pecado de la ira.

Santiago 4:1   

1 ¿De dónde vienen las guerras y los pleitos entre vosotros? ¿No es de vuestras pasiones, las cuales combaten en vuestros miembros?

Biblia en lenguaje sencillo: 1 ¿Saben por qué hay guerras y pleitos entre ustedes? ¡Pues porque no saben dominar su egoísmo y su maldad!

Si hay esposos en desacuerdo Dios no escucha sus oraciones.

Solución para la ira:

Salmo 37:8

8 Deja la ira, y desecha el enojo; no te excites en manera alguna a hacer lo malo.
   
La persona que vive con ira esta demasiado ocupada con su rabia como para lograr ser lo mejor que pueda ser.

Una parte de ella pierde su tiempo, su talento y su salud, por darle lugar a la ira.

Si queremos correr la carrera con Jesús debemos resistir a las emociones negativas.

Y la ira es una de ellas…

Cuando mantenemos el enojo, Dios no actuara en favor nuestro.

Veamos San Juan 2:23-25.

23 estando en Jerusalén en la fiesta de la pascua, muchos creyeron en su nombre, viendo las señales que hacía.
24 pero Jesús mismo no se fiaba de ellos, porque conocía a todos,
25 y no tenía necesidad de que nadie le diese testimonio del hombre, pues Él sabía lo que había en el hombre.

Cada vez que perdemos el equilibrio con las personas le damos lugar al diablo.
No dice que Jesús sospechara de sus discípulos sino que como conocía la naturaleza  humana Él no se confiaba de ellos  desequilibradamente.

Una píldora para el dolor calma el dolor físico, pero el dolor emocional es más difícil de tratar.

Pero Jesús puede sanar cualquier herida, física, emocional o espiritual.

Santiago 1:19-20

19 Por esto, mis amados hermanos, todo hombre sea pronto para oír, tardo para hablar, tardo para airarse;
20 Porque la ira del hombre no obra la justicia de Dios.

Dios claramente declara que la venganza es de Él.
Romanos 12:17-21
   
17 no paguéis a nadie mal por mal; procurad lo bueno delante de todos los hombres.
18 si es posible, en cuanto dependa de vosotros, estad en paz con todos los hombres.
19 no os venguéis vosotros mismos, amados míos, sino dejad lugar a la ira de Dios; porque escrito está: mía es la venganza, yo pagaré, dice el Señor.
20 así que, si tu enemigo tuviere hambre, dale de comer; si tuviere sed, dale de beber; pues haciendo esto, ascuas de fuego amontonarás sobre su cabeza.
21 no seas vencido de lo malo, sino vence con el bien el mal.

Siempre buscamos compensación. Que alguien pague porque nos han herido.

Pero definitivamente debemos dejar todo en las manos de Dios.

Debemos permitir a Dios ser Dios.

Colosenses 3:12-13

12 Vestíos, pues, como escogidos de Dios, santos y amados, de entrañable misericordia, de benignidad, de humildad, de mansedumbre, de paciencia;
13 soportándoos unos a otros, y perdonándoos unos a otros si alguno tuviere queja contra otro. De la manera que Cristo os perdonó, así también hacedlo vosotros.

Odiar a otros es mucho trabajo y envenena nuestras vidas.

Vistámonos de amor, misericordia, afecto, buenos pensamientos.

Soportemos cualquier cosa que  llegue a nuestras vidas con buen ánimo.

El amor es una decisión, debemos amar a las personas.

Yo decidí hace  mucho tiempo darle el control de mi vida al Señor.

Quiero la voluntad de Dios para mi vida. Y por eso debo hacer las cosas a su manera y no a  la mía.

Lo aliento a dejar atrás la ira, el enojo y la falta de perdón.

Proverbios 15:1.
 1 La blanda respuesta quita la ira; Mas la palabra áspera hace subir el furor.

Y le aseguro que vera a Dios manifestarse en su vida y recibir una doble bendición por sus problemas.

Debemos dejar a un lado nuestros sentimientos y hacer lo que Dios nos pide que hagamos.

 

Dios te bendiga.
Apóstol Adriana Díaz.