DE LA QUEJA A LA ALABANZA GRATITUD SINCERArara            

Salmo 50: 23.

Quién me ofrece su gratitud, me honra; al que enmiende su conducta le mostraré mi salvación.

El hombre por su vieja naturaleza tiene algunas  tendencias no buenas.

Una de esas tendencias es la queja. Y sabe hacerlo de niño sin que se le enseñe.

Adán y Eva fueron influenciados por el diablo para quejarse contra Dios, y eso les llevó a desobedecerlo.

El pueblo de Israel vivió quejándose por 40 años en el desierto. Y al final fueron abandonados por Dios.

¿Hay en su vida más quejas que agradecimientos?

La queja es como una comida descompuesta, con mal olor que trae las moscas.

Porque atrae al enemigo.

Hay que conocer la importancia de dar gracias y hacerlo como un estilo de vida.

Paso 1. Dar gracias le da gloria a Dios.

El Salmo 50: 23 dice:

Quién me ofrece su gratitud, me honra; al que enmiende su conducta le mostraré mi salvación.

Los padres se sacrifican en criar a sus hijos, si ellos sólo se quejan todo el tiempo de sus cuidados, ellos se angustian y sufren. Tampoco un jefe estará muy contento si escucha sólo quejas de sus empleados.

No hay nadie a quien no le agrade el rostro sonriente de un hijo o de un empleado, y que da gracias.

Se dice que el rostro de entre los 14 y 20 años refleja la influencia de los padres y a los 40 años, la carga de los hijos.

Todo lo que sentimos se ve en la cara.

A nadie le gusta un hijo o un empleado que se queja.

Ser agradecidos no sólo le da la gloria a Dios, sino que si tenemos esa actitud nos hará feliz.

Cuando vamos al Señor con cara de enojo, de quejas y de descontento, quizás también nos de vuelta el rostro.

Dios también quiere vernos con rostro alegre, Cuando vamos con rostro alegre y de gratitud nos recibe; y nuestro semblante cambia.

La Biblia dice que Dios se agrada más por las ofrendas de gratitud que por las de sacrificios de animales. Porque en la antigüedad Israel le ofrecía el olor de la grosura de animales.

Salmo 69:30-31

Con cánticos alabaré el nombre de Dios; con acción de gracias lo exaltaré. Esa ofrenda agradará más al Señor.

Dice que da gratitud a Dios con alabanza y con gratitud engrandece su nombre.

El Salmo 50:14-15:

14 ¡Ofrece a Dios tu gratitud, cumple tus promesas al Altísimo!

15 Invócame en el día de la angustia; yo te libraré y tú me honrarás.

Entramos por las puertas con agradecimientos y por sus atrios con alabanzas.

Entonces sus puertas se abren de par en par y nos lleva hasta su trono.

¿Cómo debemos entrar en su presencia?

Si vamos con gratitud, las puertas se abrirán de par en par.

 Salmo 100:4,5.

4 Entren por sus puertas con acción de gracias; vengan a sus atrios con himnos de alabanza; denle gracias, alaben su nombre.

5 Porque el Señor es bueno y su gran amor es eterno; su fidelidad permanece para siempre.

Si vamos con quejas y descontentos, las puertas se cierran.

Los oídos de Dios están para los que agradecen y sus brazos extendidos para los que le alaban. Por esta razón el agradecer y alabar son absolutamente necesarios en la vida cristiana. El que quiere encontrarse con Dios debe ir con palabras de gratitud y alabanzas.

Siempre los avivamientos han ocurrido gracias a fuertes alabanzas.

La Iglesia debe alabar por la sangre de Jesús, dar gracias a Dios, y si hay gran pasión, hay avivamiento.

La presencia del Señor se va cuando la Iglesia es fría.

A Él le agradan las alabanzas y las ofrendas de gratitud, no las quejas.

Ojalá que todos podamos entrar en los atrios de Dios con  gratitud y llegar hasta su trono para alabarlo.

Paso 2. Dios bendice al que agradece.

La Biblia dice que al que tiene se le dará más, y al que no tiene hasta lo que no tiene le será quitado.

Un amo tuvo que viajar y antes de hacerlo dio a uno de sus siervos 5 talentos, a otro 2 talentos y a otro 1.

El de los 5 lo invirtió y lo duplicó; este señor al volver le dijo: siervo fiel y bueno, en lo poco fuiste fiel, en lo mucho te pondré.

!El segundo hizo lo mismo; le dijo que lo bendeciría; luego vino el de 1 talento con el mismo envuelto en un pañuelo tal como se lo dio y le dijo: Lo enterré y ahora te lo entrego como me diste. El Señor enojado le dijo: Lo hubiera puesto en el banco para recibir por lo menos el interés, perezoso y mal siervo , sal fuera, y ahí estarás en tristeza y dale ese talento al que tenia 5.

Además dijo: Al que tiene se le dará más, y al que no tiene, aún  lo que no tiene se le sacará.

Esto nos da gran enseñanza con respecto al dar gracias, Deberíamos contar sus bendiciones y darle gracias por todas ellas.

Pero si sólo nos fijamos en los que no hay y nos quejamos, aún lo que tenemos el nos quitará.

Debemos elegir ser positivos, creativos y dar gracias por todo.

Dos personas iban por la calle y vieron una roca con la mitad de agua y uno de ellos dijo ¡Aleluya! la mitad esta llena de agua, pero el otro dijo: Ay ay  ay!!! Sólo tiene la mitad!!!

Uno vio la llenura y el otro la escasez.

Hay cristianos que ven las bendiciones que Dios le da y otros ven sólo lo que no hay.

Al que le alaba hace que le alabe más y al que da gracias hace que le dé más, pero al que se queja le saca aún lo que tiene.

Si das gracias por tener una vela, se te dará una lámpara, si das gracias por tener una lámpara se te dará la luna, si das gracias por tener la luna se te dará el sol y si das gracias por tener el sol se te dara el cielo.

Al que agradece a cada rato se le da más.

La queja y la murmuración, nos lleva a más quejas.

Israel recibió la promesa de recibir una tierra donde fluía leche y miel, pero vagaron por el desierto por 40 años hasta ser destruidos por la queja y la murmuración constante que hacían.

Cuantos milagros les hizo Dios!! Les dio maná del cielo, agua de una roca, codornices cuando querían comer carne, sus zapatos no se envejecieron, ni sus ropas se envejecieron, sanó sus enfermedades; pero ellos no pensaron en nada de eso, ni dieron gracias.

Decían: El camino es feo, las camas son incómodas, falta la comida, el viaje es muy difícil; sus quejas y murmuraciones hicieron que Dios los abandonara.

Debemos saber que dar gracias significa gran bendición.

Vinieron un día 10 leprosos rogando que Jesús los sanara, y lo hizo diciendo: Vayan y muestren al Sumo sacerdote! Los diez se fueron, pero sólo uno de ellos, que era samaritano volvió y de rodillas le daba las gracias. Jesús le pregunto: ¿Dónde están los otros 9?  ¿Tú que eres extranjero vienes a agradecerme?

Luego le dijo: Tu fe te ha salvado.

Ser sanado no era igual que ser salvo, Ser sanado era que la enfermedad se iba, pero salvo era que se sanaba y además se restauraba todo lo perdido!!

Los que no dieron gracias se liberaron de la lepra pero no recuperaron sus dedos ni sus narices cortadas por la enfermedad.

Debemos ser agradecidos!! Dios bendice más a los que le agradecen!! Y le da la salvación.

Paso 3. Dar gracias trae gozo y felicidad.

Dar gracias pone el corazón positivo, nos da gozo y felicidad. El corazón se hablando y es más feliz.

Efesios 5:4; 4 Tampoco debe haber palabras indecentes, conversaciones necias ni chistes groseros, todo lo cual está fuera de lugar; haya más bien acción de gracias.

Colosenses 2:7. Arraigados y edificados en él, confirmados en la fe como se les enseñó, y llenos de gratitud.

Dice que debemos estar llenos de gratitud.

Si El Padre no hubiera enviado a Jesús, teníamos que haber pagado nosotros nuestra deuda por el pecado.

Sean grandes o pequeños. No se perdona sin pago. ¿Con qué debemos pagar por los nuestros? ¡Con la muerte! Pero el envió a su Hijo Jesucristo y lo pagó con su muerte.

El pagó nuestras deudas derramando su sangre y desgarrando su cuerpo, la gratitud es innumerable.

Si no se hubiera pagado esa deuda no podríamos reconciliarnos con Dios, ni recibir su Espíritu Santo, ni ser hijos de Dios, ni alcanzar el cielo .

Entonces debemos ofrecer a Dios ofrendas de gratitud sin cesar a través de Jesucristo. Incluso al ir al cielo debemos seguir haciéndolo. El centro de nuestras vidas es la cruz de Jesús, debemos arrodillarnos y dar gracias a Dios porque gracias a todo ese sufrir y dolor alcanzamos el cielo y no podemos dejar de dar gracias.

El que no da gracias no cree en Jesús, el que se queja, ha perdido su fe.

Debemos agradecer por lo bueno y por lo malo.

Salmo 118:28-29.

Tú eres mi Dios, por eso te doy gracias; tú eres mi Dios, por eso te exalto.

29 Den gracias al Señor, porque él es bueno; su gran amor perdura para siempre.

Salmo 23:6.

Ciertamente el bien y la misericordia me seguirán todos los días de mi vida, Y en la casa de Jehová moraré por largos días.

El bien y la misericordia nos guiaran todos los días de nuestras vidas y luego iremos a morar para siempre con el en el cielo, ¿Cómo no vamos a agradecer?

El secreto para estar contento y ser feliz pronto, es dar gracias!!

Las quejas sólo hacen que el diablo nos oprima y estemos deprimidos y angustiados.

Lo que más odia el diablo es la alabanza y las ofrendas de gratitud, cuando las damos se va huyendo por siete caminos.

Dar gracias nos hace positivos, nos da gozo y felicidad. Cuando lo hacemos Dios nos da su bien y su misericordia.

Paso 4. El agradecer trae sanidad interior.

Las quejas traen odios, iras, angustias, desesperaciones, y clamor, pero el dar gracias hace desaparecer estas cosas.

Si somos mordidos por una serpiente, el veneno endurece la sangre, entonces para el corazón, el hígado, y la persona muere.

Entonces hay que ponerse un antídoto pronto.

El mismo ablanda la sangre y desactiva el veneno.

Cuando nos muerde el diablo se produce en nosotros odios, iras, angustias, clamor y nos destruye.

Debemos acudir pronto a un antídoto, el antídoto es dar gracias! porque al hacerlo el diablo se va.

1° de Samuel 16:14. Cuando Saúl se reveló contra Dios, el Espíritu Santo se fue y vino un demonio que lo atormentaba. En el verso 23 dice que David vino y tocaba para él alabanzas y que el espíritu malo se fue.

Entonces dar gracias y alabar trae sanidad. Nos libera de las opresiones del diablo.

Paso 5. El dar gracias trae milagros y nos hace vencer a las adversidades.

El Salmo 50:23 dice que el que da ofrendas de gratitud, me honra y al que ordenare su camino le mostrare mi salvación. Significa que nos hará milagros. Por que al estar en su camino todo es posible. Si vamos al campo, si entramos en casa, nuestra artesa de amasar, y hasta los animales que criamos son benditos.

Dios nos libra de nuestras aflicciones. Estemos en la adversidad que estemos, si Dios esta con nosotros nos irá bien.

Si estamos con el diablo nada es posible.

El viene para robarnos, matarnos y destruirnos.

El Hijo del Hombre Jesús vino para darnos vida en abundancia. Para estar siempre con Dios debemos darle gracias y alabarle. Si cocinamos dando gracias la comida sale mejor, si damos gracias por la casa todos los hijos salen bien, si damos gracias en nuestro trabajo, el negocio va bien.

Las quejas sólo hacen que venga el diablo a robarnos.

Cuando Pablo y Silas estaban encarcelados por predicar, después de ser azotados y sangrando ellos se pusieron a la media noche a alabar al Señor, tan poderosa fue su alabanza que los demás le pedían que se callaran, pero la misma trajo un  sismo que abrió los cerrojos y las puertas de la cárcel, y no sólo la de ellos, sino las de los demás.

Si nosotros alabamos y damos gracias a Dios se romperán los cerrojos de la pobreza, del hambre, de las maldiciones, y gracias a nosotros hasta los que no creen serán bendecidos. La alabanza y el dar gracias tiene poder y autoridad y si estamos atados, debemos alabar y dar gracias.

La Biblia dice que demos gracias por todo. Dar gracias por las cosas buenas, trae más cosas buenas y dar gracias por las cosas malas hace que ellas se conviertan en cosas que ayudan a bien.

Los cristianos tenemos que tener la costumbre de dar gracias en todo.

Final: Dar gracias hace las cosas más hermosas, más abundantes y más buenas.

Y hace que las cosas malas se conviertan en bien. Demos gracias sin condiciones. Los esposos deben pensar cada día que pueden agradecerle a su cónyuge, los padres y los hijos deben actuar igualmente.

Si sólo vemos lo malo traerán discordias, quejas, murmuraciones entre nosotros y nos separara.

El dar gracias es el secreto para vivir bendecidos, calmados, y con éxito. Aunque el diablo nos meta su veneno, al dar gracias todo se desactivara y será desarmado.

Siempre den gracias porque esa es la fuerza para vencer al diablo, a la angustia, a la frustración, a las ansiedades, y la fuerza para sanar el corazón herido.

Oración Poderoso Padre Creador. Ayúdanos para que no demos gracias sólo de afuera, sino que seamos íntegros al hacerlo delante de Dios, y con los demás. Ayúdanos a entender que cuanto más demos gracias, más bendiciones vamos a recibir, más de tu gracia, y creceremos más espiritualmente, haznos entender que la solución para nuestros problemas no esta lejos, sino en nuestros labios, en nuestros corazones, y ayúdanos a ser sumamente agradecidos. En el nombre de Jesús. Amén.

Apóstol Osvaldo Díaz.