LA VOZ DE JEHOVÁ


Jeremías 1:4-10; 17-19 ( NVI )Llamamiento de Jeremías

4 “La palabra del Señor vino a mí:
10 Mira, hoy te doy autoridad sobre naciones y reinos, »para arrancar y derribar, para destruir y demoler, para construir y plantar».
17 »Pero tú, ¡prepárate! Ve y diles todo lo que yo te ordene. No temas ante ellos, pues de lo contrario yo haré que sí les temas.18 Hoy te he puesto como ciudad fortificada, como columna de hierro y muro de bronce, contra todo el país, contra los reyes de Judá, contra sus autoridades y sus sacerdotes, y contra la gente del país.19 Pelearán contra ti, pero no te podrán vencer, porque yo estoy contigo para librarte», afirma el Señor”.


1- Reaccionaré a la voz correcta.

A lo largo del día oímos muchas voces, pero debemos saber a que voz reaccionar. Si nos sentimos mal es porque reaccionamos a la voz incorrecta, QUE TE ESTA HABLANDO A TU MENTE y es probable que termines el día o la semana deprimido por escuchar la voz equivocada.
Solamente debemos reaccionar a dos voces: a la voz de Dios y a la voz del mentor.



A la Voz de Dios:


Jeremías dijo: "Yo soy un niño".
Tenía el pensamiento empobrecido del “no puedo, soy un niño, no estoy apto para servir a Dios”. 

Y a este pensamiento Dios le respondió: “Jeremías sácate ese pensamiento porque antes que te formase Yo te conocí”. 

Tal vez a ti también te formó la cultura, la gente, tu familia, las enseñanzas de tu padre de tu madre, pero yo no te hablo de lo que los demás formaron en ti sino que hoy te declaro que eso es mentira. Porque la Palabra de Dios declara para tu vida, por boca de Jehová "antes que te dieran forma, antes que alguien influenciara tu carácter y tu temperamento, la Palabra declara por boca de Jehová “Yo te conocí, te bendije, te escogí, te llamé, te levanté, te saque el miedo, la inseguridad, te di como profeta a las naciones y mi presencia estuvo contigo, esta contigo y estará contigo por la eternidad".
Deuteronomio 26:18. “Por su parte, hoy mismo el Señor ha declarado que tú eres su pueblo, su posesión preciosa, tal como lo prometió. Obedece, pues, todos sus mandamientos”.
Nadie debe determinar quién eres, sólo Dios porque es el único que te conoce, conoce los pensamientos y la profundidad de tu Corazón y nadie te podrá hacer frente.
Deuteronomio 11:25 “Nadie podrá hacerles frente. Por dondequiera que vayan, el Señor su Dios hará que todo el mundo sienta miedo y terror ante ustedes, como se lo ha prometido”.
Dios nunca aceptó que un hombre hablara despectivamente o negativamente de sí mismo. Cuando Dios trata con tu vida te saca todos los pensamiento que "te pusieron" y te dirá quién eres en realidad: un profeta que te llevará a las naciones, una columna de hierro, una puerta de bronce y nadie te podrá hacer frente porque todos los que peleen contra ti perderán.
Jeremías 1: 17 al 19.
“17 »Pero tú, ¡prepárate! Ve y diles todo lo que yo te ordene. No temas ante ellos, pues de lo contrario yo haré que sí les temas.18 Hoy te he puesto como ciudad fortificada, como columna de hierro y muro de bronce, contra todo el país, contra los reyes de Judá, contra sus autoridades y sus sacerdotes, y contra la gente del país.19 Pelearán contra ti, pero no te podrán vencer, porque yo estoy contigo para librarte», afirma el Señor”.
Reaccioná a la voz de Dios diciendo: "Yo lo creo Señor".

Yo lo creo Señor, Yo lo creo Señor.

Aunque camine en valle de sombra y de muerte no temerá mi corazón porque mi Dios esta conmigo.
No le temo a las pruebas, no le temo a la enfermedad, no le temo a nada de lo porvenir porque Jehová esta conmigo.


2 -A la Voz de tu Mentor:


Mentor es el que está delante de ti y reconfirmará la Voz de Dios. Cuando no reacciones a Su voz, Dios enviará a alguien que está delante de ti en la carrera para recordarte quién eres: - que todo lo puedes en Cristo, Filipenses 4:13 Todo lo puedo en Cristo que me fortalece. - que no hay obstáculos que te limiten, - que no hay enfermedad que pueda contra ti, porque antes que la enfermedad se forme en tu cuerpo Dios ya te conoció; antes que te metieran miedo o ansiedad, te dio como profeta a las naciones. Podrán enviarte o tirarte mil y diez mil maldiciones, pero nada te llegará.
Salmo 91:7
7 “Podrán caer mil a tu izquierda, y diez mil a tu derecha, pero a ti no te afectará”.
El mentor es el que ya alcanzó tu sueño.
Debes tener un mentor familiar (alguien que tiene una familia mejor, que es mejor papa, mejor esposo/a, que alcanzó cosas que tu no has alcanzado todavía), mentores en la economía, mentores espirituales y en todas las áreas, y Dios lo usará para expandir tu mente.
El mentor es alguien que ve lo que tu todavía no puedes ver, el mentor ve oportunidades donde tu no las podes ver.

La Biblia dice: "Yo deseo que prosperes en todo, en salud, como prospera tu alma ". 3ª Juan 2.
Dios ligó tu prosperidad al crecimiento de tu mente.

"Yo deseo que prosperes en todo como prospera tu mente", es que si tu mente prospera, tu vida crece. 
Dios y el mentor se meterán en tu mente para desafiar las creencias que te limitan -para arrancar, derribar, destruir demoler, pero también para construir y plantar».- y que seas lleno de fe; para que te extiendas y creas lo que Dios dijo de ti.

Isaías 54:2 “Ensancha el espacio de tu carpa, y despliega las cortinas de tu morada. ¡No te limites! Alarga tus cuerdas y refuerza tus estacas”.


3- Tengo algo más grande que yo mismo, mi sueño.



Jeremías dijo: "soy un niño" y Dios le respondió: "no Jeremías, eres un hombre y te llevaré a las naciones". Irás donde nunca fuiste. Tu trabajo y vocación no serán todo lo que Dios te llamó hacer sino el sueño será más grande que tu trabajo.



  • Nehemías era mozo pero hizo una ciudad.

    Pedro era pescador y trajo un avivamiento.

    Moisés fue un pastor y se hizo libertador.

    Pablo hacía tiendas y escribió trece libros del Nuevo Testamento.
-Josué era un soldado y tomó la tierra prometida.

    Amós juntaba higos y fue un profeta de Dios. Porque Dios le dijo a Abraham: "De tus lomos sacaré reyes, profetas y sacerdotes".




Dios te da un sueño grande para vivir de manera grande.

En el Antiguo Testamento la gente vivía, novecientos sesenta y nueve años porque tenían un sueño grande.

Yo todavía tengo un sueño muy grande, deseo una descendencia que sacuda la tierra con el mensaje de salvación, deseo ver el fuego por la Palabra y el Espíritu de Jesucristo, en personas que amen el Evangelio y el trabajar en el ministerio, deseo un hijo que sueñe solo con servirle a Él, que ame de lo mas profundo de su Corazón al Señor aun desde su niñez, que lleve el fuego de la Presencia de Jesucristo en sus huesos, que de su boca salga la Poderosa Revelación de Su Espíritu Santo.

Las tonterías te acortan la vida.

Yo sueño con construir una Iglesia grande gigantesca, con ella un daycare, una escuela, una Universidad, un gigante hospital, y otros varios mas pequeños en diferentes ciudades, hogares para los desamparados y para las viudas y madres viudas, tener Iglesias en diferentes países del mundo.

Y no me importa quien piense que estoy loco o crean que solo soy un soñador, aquellos que están en este ministerio desde el principio podrán decir con toda seguridad que no estoy loco, lo que proclamamos hace algunos años atrás hoy estamos al comienzo de esas declaraciones proféticas y por fe.

Las tonterías te acortan la vida, pero los sueños grandes la extienden.
Dios le dijo a Noe: "Construye un barco tan grande que no exista otro igual". A Noé le llevó años construirlo, y después le dijo: "Poblarás la tierra", le llevo años en tener descendencia.
Porque si quieres vivir largo y poderoso tienes que soñar cosas grandes; los sueños te sacarán la artritis, la depresión, el miedo, la angustia, la inseguridad, ocúpate en cosas grandes, cosas profundas y poderosas. Dibuja tu sueño, fotografía tu futuro, escribelo, háblalo, duerme, sueña tu futuro, cuando trabajes piensa y sueña tu futuro, báñate pensando en tu futuro, corre y que nadie te lo quite. La gente querrá formar tu sueño pero Dios te lo dio antes que las personas te digan algo y Él lo cumplirá, sí o sí.
Él que te dio el sueño te dará los recursos, la fuerza y la salud para que lo alcances. Focalízate en los resultados -tu mente tiene que estar en el resultado final- no en los detalles (perdemos mucho tiempo en tonterías, en cosas pequeñas).

Dios quiere darte los cielos y la tierra para que la pises con autoridad y gobiernes en su nombre, para eso romperá tu mentalidad.
Le dijo a Jeremías: "Yo no hablo con niños, estoy hablando contigo porque te escogí antes que te den forma, te llamé como profeta; hablarás en mi nombre, irás a lugares donde nunca fuiste y vas a decretar lo que yo te diga que decretes. Te daré una frente de hierro y nadie te podrá hacer frente".
¿Como sé que el sueño es de Dios?
Confundimos sueño con deseos: si tuviste un sueño que no se dio y lo cambiaste por otro, ése no era un sueño sino un deseo.
Cuando es imposible hacerlo y no es planificación humana.
Cuando no es sólo para mi vida sino para las próximas generaciones.
Cuando trasciende aun la propia existencia, y alcanza la próxima generación con un efecto poderoso y positivo, moviéndolos a la Palabra del creador ese es realmente un sueño de Dios.




4- Fe, me hará ver posibilidades donde no hay.


Necesito activar mi fe para vivir sin pensamientos pobres o escasos. Todo empieza con fe. La gente que se sacó los pensamientos pobres y avanzó es gente de fe. Jesús dijo: Para el que cree todo es posible.
Mateo 19:26—“Para los hombres es imposible —aclaró Jesús, mirándolos fijamente—, mas para Dios todo es posible”.
El mundo de las posibilidades es para la gente de fe. Marcos 9:23—
“¿Cómo que si puedo? Para el que cree, todo es posible”.
Mucha gente llegó a la iglesia con los mismos problemas de siempre, pero vio posibilidades que antes no veía. Las alternativas de parte de Dios siempre estuvieron pero se llenaron de fe y creyeron porque "Todo es posible para el que cree y de esa manera podrá lograr el propósito de Dios".
Declara conmigo: Viviré por cosas grandes y todo parecerá pequeño. Siempre tendremos enemigos. Si hay un Judas que te persigue, quédate tranquilo porque está el equipo completo para hacer cosas grandes para el Señor.
De Judas no hay que vengarse, ni perseguirlo, porque se mata solo es cuestión de tiempo.
Todos los que atentan en tu contra, caerán delante de ti (no porque los hagas caer sino porque ellos solos tropiezan, se muerden la lengua y tragan su propio veneno).
Los Judas son necesarios porque te hacen estar atento. ¡No te duermas!.
El enemigo te dormirá para robarte algo, como Dalila lo durmió a Sansón. Y Sansón nunca pensó que ella era un arma usada por Satanás, porque siempre la consideró su amiga.
Cuando llamas amigo a tu enemigo estás pronto a perder la cabeza.
Celebra si te dice que te odia, porque cuando el enemigo se identifica, se convierte en derrotable
Jehú era un rey que iba en su carro y se le apareció Jonadab pidiéndole ir con él. El rey le preguntó: ¿Tu corazón es como el mío? El muchacho respondió que sí, entonces subió y fueron juntos a pelear y a vencer.

No camines con quien no tiene tu corazón.



Dios le dijo a Jeremías:



1-Te llevaré a las naciones.


Esto es para todos nosotros. Dios te usará más allá de tus límites, en lugares que nunca fuiste, conocerás gente desconocida, escucharás idiomas que nunca oíste, verás lo que nunca viste, porque te usará en toda la tierra hasta donde te atrevas a creer.
Salmos 2:8 Pídeme, y como herencia te entregaré las naciones; ¡tuyos serán los confines de la tierra!


2-Seré un profeta.


Profeta es el que tiene algo para decir. Antes de formarte Dios puso "palabras de sabiduría"; hay algo atractivo en tu boca y cuando no sepas qué hablar, Dios la llenará. Jeremías 1:10. "Te llevaré por profeta para que derribes y para que plantes. “Serás un transfusor de mentalidades, derribarás pensamientos negativos, de vicios y plantarás pensamientos de fe. No temas porque será palabra de autoridad.

Dios hará que seas una respuesta viviente a la oración de otras personas.
Jeremías 1:10
10 Mira, hoy te doy autoridad sobre naciones y reinos, »para arrancar y derribar, para destruir y demoler, para construir y plantar.»


3-Serás columna de hierro y muro de bronce.


Nada te afectará, los enemigos no te afectarán; lo que te lastimaba, no te lastimará; los insultos, no te dañarán, porque Dios te hizo indestructible, eres una columna de hierro, un muro de bronce.
Saca los pensamientos que te pusieron, porque antes que el colegio te diga qué podías hacer y qué no; Antes que tu papá te maldiga; Antes de drogarte.
Antes, Yo te conocí, Saliste de mi boca y encarnaste en la tierra, puse en tu espíritu mis palabras para que hables por Mí, y te hice columna para que nada ni nadie te afecte. Jeremías se sacó los pensamientos inadecuados de si mismo y dijo: "Donde me digas iré", y su ministerio fue exitoso.


Apóstol Osvaldo Díaz.