CAPACITADOS PARA LA MULTIPLICACIÓN 

Juan 12:24, (Lenguaje sencillo)

24 Ustedes saben que si un grano de trigo cae en la tierra y no muere, no produce nada. Pero si muere, da una cosecha abundante.

(NVI)

24 Ciertamente les aseguro que si el grano de trigo no cae en tierra y muere, se queda solo. Pero si muere, produce mucho fruto.

Cuando se deposita una semilla en tierra con el objetivo de obtener cosecha a través de esa siembra,  la semilla colocada en tierra se la cubre con más tierra y se la comienza a regar para que se pueda levantar la cosecha esperada.

Mientras tú la riegas esperando la cosecha, esa semilla ha comenzado debajo de la tierra un cambio sin igual y nunca jamás será la misma semilla, aunque tú no lo veas.

La semilla comienza a tomar el agua con la que tú la riegas, también comienza a tomar los nutrientes de la tierra, y por dentro la semilla se hincha a causa del agua de riego y los nutrientes de la tierra.

Al punto de que cuando ya esta totalmente hinchada de tomar agua y nutrientes, la cáscara de la semilla se raja o se quiebra y se separa de la semilla y esta cáscara se pudre dando paso a que la semilla comience a producir una nueva cosecha un nuevo fruto.

Y todo esto sucede sin que tú lo puedas ver o notar que allí debajo de la tierra se avecina una nueva bendición para el que deposito la semilla.

*Miremos algunas personas y tipos de semilla en la Palabra y lo que estas semillas producen hasta el día de hoy y por toda la eternidad.

Génesis 22

1 Pasado cierto tiempo, Dios puso a prueba a Abraham y le dijo:

¡Abraham!

Aquí estoy respondió.

2 Y Dios le ordenó:

Toma a tu hijo, el único que tienes y al que tanto amas, y ve a la región de Moría. Una vez allí, ofrécelo como holocausto en el monte que yo te indicaré.

9 Cuando llegaron al lugar señalado por Dios, Abraham construyó un altar y preparó la leña. Después ató a su hijo Isaac y lo puso sobre el altar, encima de la leña.

10 Entonces tomó el cuchillo para sacrificar a su hijo, 11 pero en ese momento el ángel del Señor le gritó desde el cielo:

¡Abraham! ¡Abraham!

Aquí estoy respondió.

12 No pongas tu mano sobre el muchacho, ni le hagas ningún daño, le dijo el ángel. Ahora sé que temes a Dios, porque ni siquiera te has negado a darme a tu único hijo.

16 y le dijo:

Como has hecho esto, y no me has negado a tu único hijo, juro por mí mismo, afirma el Señor

17 que te bendeciré en gran manera, y que multiplicaré tu descendencia como las estrellas del cielo y como la arena del mar. Además, tus descendientes conquistarán las ciudades de sus enemigos.

Las similitudes entre la historia de Abraham e Isaac y la historia de Dios y Jesús no son coincidencias.

Abraham e Isaac estaban dentro del plan que vendría.

1-PROMESA.

Una promesa de hacer una Nación.

Una promesa para producir un Reino.

2-PADRE.

Abraham fue un padre agonizante que se rigió por la Ley de las primicias.

Dios, un Padre agonizante que se rigió por su propia Ley.

3-HIJO.

Isaac un hijo obediente, que de manera voluntaria subió al altar.

Jesús un Hijo obediente, que se colgó de una cruz de manera voluntaria.

4- UN MONTE.

En un Monte llamado Moriah, se proveyó el sacrificio para el hijo.

En un Monte llamado Gólgota, el sacrificio era el Hijo.

El mismo principio de la siembra, el mismo ejemplo del monte, pero claramente diferentes.

Una victoria que declaro la sumisión al señorío.

Una victoria que declaro públicamente que Él es el Señor.

*La Promesa de Dios es depositada en tu corazón, y ¿Qué haces con lo que tienes hoy en tu mano?

Isaac fue la cuota inicial, el depósito de la promesa, original que Dios le había dado a su padre.

Abraham pudo verse tentado a amar de tal modo a su hijo que podría olvidarse que la promesa era para toda una nación.

A pesar de que Abraham era un hombre que confiaba en Dios, debe de haberse sentido muy incomodo con la petición de Dios de sacrificar a su único hijo, antes de que este tuviera hijos.

¿Creo que esto trajo un poco de mal entendido a Abraham?

¿Qué hubiera sucedido si Abraham decidiera retener a su Isaac?

Tal vez Dios le diría, ok, es tuyo yo te lo di.

Pero recuerda la promesa no era para un muchacho sino para una nación.

Y si quieres retenerlo, quedarte con un solo muchacho, es tuyo y puedes hacerlo.

Pero tu familia vivirá y morirá y nunca llegara más allá de tu tienda, porque tu hijo, el primogénito, es tu semilla.

Isaac viviría mucho tiempo, pero sería una semilla no redimida.

DIOS NO TIENE PLANES PARA LAS SEMILLAS NO REDIMIDAS. 

Pero  si lo acuestas allí, yo lo levantare te dice Dios, yo lo redimiré, porque de Él haré una nación.

Y todo lo que venga después será bendecido porque me diste a mí el primogénito.

ABRAHAM TUVO QUE SOLTAR LO QUE HABIA EN SU MANO, SI QUERIA RECIBIR LA PROMESA DE DIOS QUE HABIA EN SU CORAZÓN.

Y esta es la situación que se encuentran muchos de nosotros, muchos cristianos en la actualidad.

*RESUCITADOS EN PODER.

Cuando Isaac yacía en el altar, Dios dijo: ¡Levántalo!

Cuando Jesús yacía como sacrifico sin mancha, DIOS ESTABA OBLIGADO A LEVANTARLO, PORQUE LAS PRIMICIAS QUE SE DAN, NUNCA, NUNCA, NUNCA SE PIERDEN. ALELUYA, ALELUYA.

TAL VEZ SE PREGUNTE, PERO JESÚS EN REALIDAD MURIÓ.

Claro que si, pero hubo una resurrección, la Palabra dice:

Juan 12:24

Ustedes saben que si un grano de trigo cae en la tierra y no muere, no produce nada. Pero si muere, da una cosecha abundante.

Usted nunca pierde lo que le da a Dios.

Él es un Creador y multiplicador, no un consumidor.

Cuando le da a Dios hay una multiplicación de la semilla, una resurrección.

Dios puede levantar a los muertos, pero no puede redimir lo que no le han dado.

Después que Abraham le dio a Isaac a Dios como el primogénito, Isaac fue resucitado en poder para cumplir el propósito que Dios le había dado.

Ahora, bien ¿Cuál es el hecho principal en la vida de Isaac?

*Recuerde Isaac es la semilla.

Abraham llamo al jefe de sus siervos y le encomendó buscar esposa para su hijo Isaac.

Abraham envió al siervo con 10 camellos cargados de regalos para la futura esposa de su único hijo Isaac.

¿Porqué 10 camellos?

Porque 10 es el número de la redención.

Desde que Isaac se le había dado a Dios, se había convertido en la semilla redimida.

Los 10 camellos simbolizaban la obra redentora de Dios.

Si Isaac fue la semilla para el pueblo de Israel y estos fueron mas que bendecidos por esta semilla dada.

Cuanto más seremos bendecidos nosotros, ya que la semilla para nosotros fue, es y será por la eternidad JESUCRISTO.

Después que el sacrificio yace en el altar, Dios fielmente lo resucita.

Solo después de esto usted queda capacitado para la multiplicación, y que tienes en tu mano hoy, tal vez desees sembrar tu próxima cosecha, ven al altar Dios espera por tu semilla.

Apóstol Osvaldo Díaz.